sábado, 1 de diciembre de 2018

Otra vez, el festejo fue Amarillo

Los llegaban con necesidades y la obligación de ganar, pero la victoria iba a ser solamente para uno. Y fue para Unión Vecinal, que aprovechó la ventaja de jugar en casa y hacerlo con el plantel completo. Así, le ganó 88-80 a Estudiantes, volvió al triunfo tras seis derrotas en fila en el Torneo Federal y quedó un paso arriba de su rival en la tabla de posiciones de la División Metropolitana. El Pincha no contó con Facundo Vallejos (que lo vio desde la tribuna con un esguince de tobillo) y el que lo aprovechó fue Martín Núñez, que se hizo gigante en la pintura con 13 rebotes y 22 puntos (3 de 4 triples incluidos). Los albirrojos sostuvieron el juego parejo en el primer tiempo gracias a Castro y Barraza, pero la diferencia de personal se hizo evidente al regreso del vestuario, con Mariano García asumiendo el liderazgo bien secundado por González, Moreira y Marín. El equipo de Mauricio López entró diez puntos abajo al último cuarto y nunca pudo acercarse, pese a los intentos de Mazza y Attademo. UV lo manejó con su mayor oficio sabía que tenía la gran chance de salir de perdedor y no la dejó escapar. Llegó a sacar 15 puntos (86-71) y si bien la diferencia se hizo más chica, la victoria nunca estuvo en riesgo. El festejo fue amarillo, como se hizo costumbre en los últimos tiempos. Y el historial entre ambos (que ahora dice 16-10) lo marca con claridad.

La síntesis:
Unión Vecinal (88): Mauro Winschel 0, Lucas Marín 10, Mariano García 22, Augusto De Marziani 8, Martín Núñez 22 (fi); Federico González 12, Pedro Moreira 7, Alejo Orquín 0, Juan Manuel Melo 0, Fidel Alvarez 7, Matías Griszka 0. DT: Ignacio Navazo.
Estudiantes (80): Facundo Attademo 9, Lautaro Noguera 5, Federico Barraza 14, Michele Castro 28, Ignacio Colsani 6 (fi); Mateo Boccatonda (x) 7, Juan Pedro Mazza 11, Ignacio Alvarez 0. DT: Mauricio López.
Parciales: 29-26, 46-44 y 65-58. Cancha: Unión Vecinal. Arbitros: Alejandro Chantiri y Cristian Colombatti. (Foto prensa Unión Vecinal)

1 comentario:

  1. El pincha desde que lo tumbó la villa no levanta cabeza, mamita!

    ResponderEliminar